SOS PROSANAR Buscar asistir a la sociedad respondiendo a emergencias y desastres naturales como terremotos, friaje, fenómeno del niño y otros. Su finalidad es articular, centralizar y hacer llegar la ayuda de las donaciones al lugar del desastre o necesidad.

Muchas veces hemos contemplados atónitos los efectos del paso de un huracán o de un terremoto. Otras veces es la violencia y los desplazamientos masivos de rios de un día para otro. O incluso, en las emergencias invisibles, como un virus que ha generado una pandemia mundial lo cual ha provocado  el deterioro lento pero constante de las condiciones de vida lo que requiere una intervención humanitaria urgente.

En Prosanar consideramos los factores que determinan nuestra puesta en marcha de una intervención de emergencia son: la magnitud de la crisis, el grado de exposición de la población a la misma y su capacidad de respuesta (vulnerabilidad), los recursos disponibles para intervenir, el valor añadido y el posible impacto de la intervención.

La contingencia:

Antes de la emergencia, SOS Prosanar trata de estar preparada y de preparar a la población más vulnerable para minimizar los daños cuando se produzca la crisis. Para ello diseña y actualiza planes de contingencia que analizan todos los riesgos de un determinado contexto y prevén las distintas respuestas para diferentes escenarios de actuación.

Otros tres ejes de actuación antes de la emergencia son la prevención, la mitigación y la preparación ante desastres. Pongamos el ejemplo de un grupo de comunidades expuestas a sufrir inundaciones ante la crecida de un río:

  • La prevención les permitirá contar con sistemas de alerta temprana como reglas para la medición del nivel de las aguas y equipos de radio para comunicar estos datos y lanzar la voz de alerta cuando sea necesario
  • La mitigación les permitirá contar con pequeñas obras como muros de contención para detener el desbordamiento del caudal
  • La preparación permitirá a la población conocer posibilidades de evacuación o primeros auxilios para minimizar los daños

Protocolo de intervención en caso de desastres:

I. Sobre los tipos de desastres:

A. Desastres naturales

  1. Movimientos de masa: Avalanchas (Huaycos), corrimientos de tierra,
  2. Fenómenos atmosféricos: Olas de calor, frio, granizo, sequias, huracanes)
  3. Desastres biológicos: Enfermedades
  4. Erupciones
  5. Hambruna
  6. Fenómenos espaciales: Impacto de meteoritos
  7. Incendios forestales
  8. Inundación
  9. Terremoto
  10. Tsunamis
B. Desastres provocados por el ser humano
  1. Contaminación de cuencas hídricas
  2. Derramamiento del petróleo
  3. Fuga de materiales radiactivos
  4. Tala de bosques
  5. Uso de napalm u otros elementos destructivos (Incendios)
  6. Contaminación por anhídrido carbónico
  7. Minado de fronteras
C. De acuerdo a su ubicación debemos colocarlo en:
  1. En la capital
  2. En provincias
D. De acuerdo al alcance de la IACyM
  1. En el área de influencia de las iglesias
  2. Fuera del área de influencia de la iglesia
II. Sobre la participación de los involucrados en la acción:

A. Una vez girado los fondos, se comprará los insumos de ayuda siguiendo los siguientes criterios:
  1. El proveedor con mejor precio y con la misma calidad
  2. Que la entrega de los insumos sea en el lugar del desastre o más cercano al lugar.
B. La ayuda por donaciones debe concentrarse en uno o dos lugares.

C. En caso la iglesia se encuentre cerca del desastre, de preferencia entregar la ayuda en la iglesia.

D. Silicitar ayuda y protección policial, por seguridad.

E. Si trabajaremos con Voluntarios de Antapaccay, debemos ver su seguridad y resguardo para ello.

F. Estar debidamente uniformados para manejar las docnaciones en forma corporativa e identificados.

G. Debemos tener un padron de voluntarios en cada iglesia de la ACYM para que asi pueda evidenciarce una accion ordenada y coordinada

H. Las Iglesias deben preparar a sus voluntarios para la emergencia necesaria.

I. No se debe exponer a los voluntarios a riesgos altos, por lo cual en cada Iglesia ACYM debe haber un coordinador para voluntarios igual.

J. Prosanar puede ver con la Iglesia que se formen cursos de entrenamiento ante desastres naturales y provocados.

K. Todos los voluntarios deben ser mayores de edad entre 18 a 35 años promedio.